PROGRAMA DE CORTOS EL FIN DE LA FAMILIA

Una invitación de la productora Bruma Cine a la Cinemateca de Bogotá nos abrió la posibilidad de configurar universos en los que la familia se puede deconstruir y crear nuevos formatos y visiones de lo que es. La proyección de cortos “El fin de la familia” y la programación curada por Luis Felipe Raguá busca por medio de un trabajo impecable y una selección audaz, evidenciar formas de familias y cuestionar la tradición y los constructos en torno a ella.

Herederos de una tradición colonial y religiosa que pone a la familia en el centro de la sociedad como la forma de organización social por excelencia, las vidas de los latinoamericanos parecen estar atravesadas irremediablemente por esa figura. Pero basta mirar con atención para descubrir que mundos sin familia hay, y son muchos.

En contra de las concepciones normativas y lineales del tiempo y la transmisión que introduce el concepto de familia, las vidas retratadas en las obras que hacen parte de esta curaduría escapan de jerarquías y límites morales y ofrecen una visión múltiple, transgresora y queer del parentesco. Configuraciones sociales horizontales, solidarias, efímeras y polivalentes que desde el arte desintegran las fuerzas que mantienen en pie la familia”.

En un acercamiento con el curador, realizamos diversas preguntas referentes al programa, el trabajo de selección de los cortos y el recibimiento que ha tenido por parte de los espectadores.

¿Cómo nace el programa el fin de la familia y qué se busca con su proyección?

 El proyecto nace a partir del Laboratorio de Escrituras Audiovisuales Queer de la Cinemateca de Bogotá, organizado por el Ciclo Rosa en 2020. Allí, pensando en presentar un proyecto de curaduría para el laboratorio, retomé algunas cuestiones que habían rondado mi cabeza frente al concepto de la ‘familia’. Me sorprendía ver cómo el concepto de ‘familia’ tradicional se ha convertido en un estructurante poco cuestionado de la vida en sociedad: cómo, por ejemplo, las entidades oficiales como la alcaldía de Bogotá organizaban la respuesta al Covid desde allí: una persona por ‘familia’ podía salir a comprar el mercado, desconociendo así otras formas de habitación y convivencia en que viven las personas.

Lo que busca esta proyección es que los espectadores se hagan preguntas sobre el concepto de ‘familia’, que se desnaturalice, que cause extrañeza, y que se reconozcan otras formas de organizarse en sociedad diferentes a la familia tradicional, formas que algunos de estos cortometrajes han logrado retratar.

 ¿Cómo fue su curaduría?

 Inicialmente, la curaduría incluía largometrajes y cortometrajes. Sin embargo, buscando maneras de producir la muestra de manera independiente sin depender de fondos públicos, logré aliarme con Bruma Cine y decidimos hacer una muestra de cortos. La muestra tiene 8 cortometrajes que se organizan de manera ligera en tres etapas, a grandes rasgos: una primera compuesta por cortos que cuestionan y vuelven una rareza los vínculos que componen la familia tradicional (Aurora, Noelia, Soy tan feliz); la segunda compuesta por cortos que muestran a personajes desligándose de sus familias tradicionales por distintas circunstancias (Rodri, Mila Caos); y, por último, un grupo de cortos que hablan de un futuro queer (que sin embargo ya está acá), un mundo post-familia donde se establecen otras formas de parentesco, que inicialmente existen desde la resistencia pero que en últimas deben su existencia al goce (Quebramar, Vando Vulgo Vedita, Playback)

¿Puede haber un mundo sin familia?

Lo hay. Los cortos que hacen parte de esta curaduría son testimonio de ello, nos muestran qué hay después de la familia tradicional–”después” en un sentido desligado de la temporalidad, pues estas otras formas de parentesco son a la vez eco del pasado, utopía y presente invisibilizado. Los cineastas de estos cortos han sabido encontrar estos mundos, en los quiebres de la dictadura argentina, de pueblos y ciudades conservadoras en Brasil y Cuba, de una salida de campo familiar colombiana.

Los cortometrajes exponen otra perspectiva de lo que ha sido el concepto de familia en Latinoamérica ¿Cómo crees qué los directores muestran esta deconstrucción del concepto?

No solo mediante lo que muestra, el “contenido” sino también en la manera en que lo muestran. Los directores de estos cortos retratan experiencias de parentesco diferentes a la familia tradicional, pero lo hacen de formas que también se desligan y rompen con esquemas narrativos tradicionales, a veces con experimentos en stop-motion en “Aurora”, o con cámaras escondidas en “Noelia”, o con imágenes que se disuelven una tras otra rompiendo con los límites en “Vando Vulga Vedita”, o jugando e imaginando futuros alternativos con una herramienta asociada al archivo familiar como lo son los cassettes de VHS en “Playback”.

¿Cómo ha sido la respuesta de los espectadores frente a lo que plantea el programa?

El programa fue presentado por primera vez en la Cinemateca de Bogotá en julio de 2021 y fue interesante saber algunas de las reacciones de los espectadores. Cuando se presenta un programa guiado por ciertos cuestionamientos específicos, inevitablemente se redirige la mirada de los espectadores hacia algunos aspectos de las películas por los que quizás no habría tanto interés si se vieran en otro contexto. Ha sido estimulante ver las conexiones que las personas hacen entre uno y otro corto, y entre los cortos y el tema de el fin de la familia, guiadas por las experiencias personales y las exploraciones intelectuales y artísticas de cada quien.

Si deseas conocer más acerca del programa puedes visitar www.brumacine.com o @brumacine, las siguientes proyecciones se realizarán en la ciudad de Medellín en el parque de los Deseos, organizadas en alianza con la Cinemateca Municipal en el marco de la Fiesta del Libro y la Cultura: 

Programa 1: 2 de octubre (7pm)

Programa 2: 3 de octubre (7pm)

OTROS ARTÍCULOS QUE PODRÍAN INTERESARTE

SOMOS MHUYSCAS   Esta marca colombiana rescata el legado de nuestros ancestros por medio de tejidos hechos a mano, desarrollando atuendos únicos y contemporáneos

BEMONOCROMO   Es una marca de moda sostenible que tiene como misión incrementar la energía y frecuencia de las mujeres a través de los

DELIRIUM   Delirium nace con el propósito de diseñar prendas que permitan a la mujer expresar sus puntos de vista y creencias a través

2021-09-01T19:29:37-05:00
Ir a Arriba