El Chico Sin Cabello de Pan un Desmotivador Profesional

Llenos de melancolía, tristeza y mucha depresión algunos de los personajes de este artista colombiano se han vuelto virales y han comenzado a ocupar espacios tanto digital como físicamente en murales de la ciudad, en lugares de arte y en los ojos de todos. El chico sin cabello de pan llegó para quedarse con su propuesta rebelde, ofensiva (para algunos) pero sobretodo única, disruptiva y muy divertida.

Quisimos conocer acerca de él, de su proceso creativo y de ese universo de melancolía que inspira cada una de las historias y animaciones que crea en su perfil @el_chico_sin_cabello_de_pan

¿Cómo nace el chico sin cabello de pan?

Soy El Chico Sin Cabello de Pan, una caricatura de artista y desmotivador profesional, egresado de la universidad distrital, tengo 27 años y tengo un poco de miedo por la crisis que van a representar los 28, últimamente escucho mucho Tyler the creator. 

El Chico Sin Cabello de Pan nació hace varios años, más o menos por el 2012, todo como una cuenta alterna a mi perfil personal de instagram. Un espacio para crear cosas más rápidas y tristes, que en ese momento no me lo tome para nada en serio y orgánicamente fue creciendo y teniendo acogida por el público, al cual odio. Este proyecto es mi forma de escaparme y resaltar la realidad al mismo tiempo, pero sobre todo es un juego de creatividad y disciplina, al menos eso me gusta pensar.

¿De dónde nace tu interés por la ilustración y el cómic?

Desde los 13 años o antes cuando ví Naruto por primera vez, supe lo que quería hacer en mi vida, cuando me encuentro con el manga desde ahí me apasione por la facilidad con la que unas viñetas pueden crear toda una historia y hacer un mundo real. El cómic para mi es una salida fácil y sobre todo barata de contar algo y hacerlo interesante, con una estética adecuada, con el número correcto de cuadros y la cantidad necesaria de texto, ya se tiene un universo para explorar, personajes que se desarrollan solos y mucho que explorar en el dibujo. Entonces por eso creo que me deje llevar hacia ese mundo. Con la ilustración me pasa lo mismo, cada una es una oportunidad de hacer nuevas cosas, aunque muchas veces parezca que hago lo mismo.

¿Cómo y de dónde nace la inspiración para cada uno de tus dibujos?

La inspiración viene de todo y de nada al tiempo, es difícil describir qué hace click  en mi mente cuando tengo una idea, muchas veces puede ser un viaje en transmilenio, una conversación random con alguien o una imagen que me cruzo en internet. Si bien no hay un origen exacto, mucho de lo que hago es para hablar de cómo es mi vida en Bogotá, desde el contexto que me envuelve como ser un artista y vivir en el sur de la ciudad.

Últimamente algo de tu trabajo se ha basado en la situación política y social de Colombia, ¿Cómo ha sido la reacción por parte de la gente y hasta de los mismos actores políticos frente a esto? 

Bueno siento que el acto mismo de mantenerse creando a pesar de las circunstancias es un acto político. Pero lo más cercano a una crítica directa ha sido una ilustración sobre el día en que Bogotá entera estalló por la injusticia. Hubo todas estas protestas frente a los CAI que me inspiraron a recopilar todo lo que estaba sucediendo en el momento, para expresarme y protestar a mi manera. Las personas se adueñaron también de esta ilustración que pudieron intervenir con GIFS, por medio de historia de instagram, cada quien dejando su mensaje y analizando la situación de manera muy personal. Como era cuarentena siento que para muchas personas fue su manera de opinar al respecto. Como siempre hay comentarios negativos que vienen de personas que creen que a alguien le importa lo que opinan, pero realmente prefiero quedarme con lo positivo del mensaje. No he tenido una respuesta directa de actores políticos o al menos, lo único que se me ocurre es comentarios de policías y denuncias en instagram por parte de perfiles de la policía nacional.  

¿Cómo logras expresarte a ti mismo mediante las emociones negativas y combinarlo con la sátira?

Esto ha sido algo muy orgánico, muchas veces no me gusta pensar lo que estoy haciendo porque entonces se va a volver algo mecánico o una fórmula, considero que así es la vida misma, las situaciones pueden ser lo peor que te está pasando, pero atrás tuyo puede haber algo muy gracioso sucediendo. Me hace pensar en un día que estaba muy aburrido de la cuarentena y me quedé mirando por la ventana de mi cuarto, tan contemplativo y triste como siempre, en ese momento me doy cuenta que todo el tiempo hubo una pareja de ñeros besándose enfrente. Eso arruinó todo mi momento sad de la noche, pero también me hizo pensar que las cosas buenas también suceden con frecuencia. Para responder a la pregunta, me gusta dejarme llevar por mis emociones, que me dominen a la hora de crear y ellas mismas hablen, si es triste, caliente o simplemente estúpido, no me importa. Me parece sano dejar salir cualquier cosa que sienta.

¿Cómo manejas el tema de la censura y qué haces para que tu trabajo no se vea afectado?

Tuve toda una época de censura en redes sociales por contenido que era “sensible” para personas claramente insensibles, que no pueden ver las creaciones como una forma de expresión y prefieren callar la opinión de alguien más, primero todo fue una batalla de ser aún más explícito en mi siguiente dibujo, pero al final creo que perdí de algún modo. Termine con una crisis creativa y un miedo irracional a perder mi perfil de instagram, pero de ahí aprendí muchas cosas.

Cada vez me muevo mejor en instagram para saber hasta dónde puedo llegar, y esto hace que mi trabajo pueda ser más provocador, como jugando en una delgada línea de hasta dónde enseñar para dar a entender una idea. También esta censura en las redes me ha motivado a salir a las calles y pegar papeles, más agresivos, porque llegué a la conclusión que las redes no pueden determinar todo mi trabajo, y que existe toda una posibilidad de llegar al público que no alcanzo por internet. Como salida alterna encuentro twitter, si la idea lo requiere siempre puedo ser explícito en ese lugar.

¿Cómo ha sido explorar tu trabajo desde otro formato como la animación?

En la animación me siento muy torpe y estresado todo el tiempo, no es algo que se me de tan fácil y tampoco es algo que quisiera hacer en la vida, pero a ratos tengo tantas ganas de que las cosas se muevan, que me doy la oportunidad de explorar. Alguna vez escuche que la animación más que una técnica era un medio y me quede pensando, que quizá no tengo que ser el más pulido o más fluido, sino que con simples cambios bruscos en un personaje puedo darle vida, quizá no es la mejor vida pero quiero me gusta refugiarme en la idea de “es mi estilo de animación” para ocultar las evidentes fallas.

¿Qué viene en cuanto a exploración artística para ti?

Espero que se venga todo un mundo de posibilidades. La carrera de un artista no puede ser estática, quiero verme evolucionando todos los días, haciendo grandes murales, pintando en otras técnicas, dibujando más en lápiz, con una iglesia cubierta de ilustraciones de Yisus y Lucy besándose (esto último podría ser el sueño de mi vida). En sí podría soñar con un montón de cosas pero me gusta esperar que mi trabajo hable por sí solo y también me lleve por lugares que no esperaba. Como últimamente que tengo una columna gráfica en VICE, cada dia me siento con la libertad de explorar algo diferente y dejar que el mismo comic me pida cosas. Lo único que sé, es que quiero ser un artiste para toda la vida, transformar mi vida y mi trabajo todos los días.

OTROS ARTÍCULOS QUE PODRÍAN INTERESARTE

SOMOS MHUYSCAS   Esta marca colombiana rescata el legado de nuestros ancestros por medio de tejidos hechos a mano, desarrollando atuendos únicos y contemporáneos

BEMONOCROMO   Es una marca de moda sostenible que tiene como misión incrementar la energía y frecuencia de las mujeres a través de los

DELIRIUM   Delirium nace con el propósito de diseñar prendas que permitan a la mujer expresar sus puntos de vista y creencias a través

2021-03-09T08:47:23-05:00
Ir a Arriba