Andrés Marti y su Recurso Infinito: La Melancolía

Usando el arte como inspiración, el diseñador y artista colombiano Andrés Marti ha logrado descubrir diferentes facetas de sus emociones, su entorno y su vida, comenzando así, una introspección que ha quedado registrada en su obra “Otredad” y que a hoy le ha proporcionado hacer parte de diferentes muestras de coleccionistas y galerías en el mundo, además de ser un referente estético no solo con sus obras, sino con su laboratorio de imagen Comes Cake.

Desde muy joven el dibujo y la pintura fueron sus grandes aliados para desarrollar un fuerte gusto por el retrato, explorando y profundizando la técnica a medida que iba adquiriendo nuevos conocimientos como la fotografía y la postproducción digital que lo llevarían a descubrir y trabajar con el auto-retrato. Con el aprendizaje de diferentes técnicas y una visión propia, decide hace diez años fundar Comes Cake un laboratorio de imagen que le ha permitido trabajar con grandes empresas como Fujifilm, Nike e Indiebo y personalidades como Aterciopelados y Esteman, llevando su trabajo a otros escenarios y convirtiendo la co-creación en una de las herramientas más fuertes y nutritivas dentro de su proceso creativo.

Quisimos conocer más acerca de la serie “Otredad” y su proceso de creación, la escogencia de personajes, cómo está asociada la melancolía y los sentimientos del artista y la evolución que la obra y él han tenido a lo largo de los últimos años.

 

¿Cómo nace la serie Otredad?

Otredad nace en el 2015 después de una ruptura amorosa, en ese momento no me sentía bien conmigo mismo y todo mi proyecto personal se basaba en autorretratos, entonces decidí empezar a fotografiar a otras personas como método para hacer catarsis de lo que sentía en ese momento. Fue un año intenso en el que fotografiaba cada mes a una persona diferente, entre amigos o gente que veía en redes que pudiera trasmitir ese sentimiento que me abrumaba. Dejé que la intuición y el sentimiento hablaran foto tras foto y con el hacer, el proyecto empezó a tener un sentido. Al finalizar el año decidí hacer un libro que recopilaba todo ese camino, al verlo finalizado entendí que había encontrado un lugar y una narrativa con la que podía seguir creando infinitamente: la melancolía.

¿Cuál es el proceso para elegir a la persona que hará parte de la serie?

El proceso desde un principio ha empezado encontrando personas que transmitan vulnerabilidad, cierta fragilidad; la mirada para mi es el centro de mis retratos, siempre estoy buscando la tristeza y el dolor que  tengo idealizado.

Normalmente encuentro estos personajes por Instagram, les cuento un poco del proyecto y les pregunto si quieren participar en él. Luego de que aceptan, me siento a crear una narrativa para ellos; se vuelven una musa para mi durante todo ese proceso de idear, retratar y retocar.

¿Cómo llegas a la construcción de cada uno de los universos que acompañan cada personaje?

Existen diferentes recursos que uso para idear esos escenarios, como la ilustración, la moda, el cine, la pintura, el collage, el drag. Todos esos los cruzo entre si, pero la verdad cada momento del proceso creativo lo dejo ser, no me ciño a un boceto, dejo que el boceto me de una luz. Luego al estar retratando puede que todo cambie y encuentre otro camino. Al final en la post- producción empieza otra fase en la que todo puede cambiar, dejo que el proceso y la imagen me hablen y me digan que quiere ser #intuición. Lo que si nunca cambia es la motivación detrás de poder capturar ese dolor que invade la mente de estos personajes y que nos los deja ver lo bellos que son. 

¿Cómo ha sido descubrir la vulnerabilidad de cada una de las personas que participan para la serie?

Muchas de las personas que retrato ya tienen una “belleza vulnerable” que logran transmitir en sus fotos. Es lo primero que me atrae de ellos. Otro caso muy recurrente es que las personas que retrato no son modelos, y con ellos empiezo un proceso de hablar y poder llegar a ese punto donde se sientan cómodos y pueden llevar su cuerpo a esa imagen que tengo de ellos en la cabeza. También hablamos de cómo manejar la mirada, de cómo mirar, como sentir el peso en el cuerpo, todo el proceso es  muy guiado donde las sutileza lo es todo.  

¿Cómo ha sido la búsqueda propia reflejada en los cuerpos de otros?

La búsqueda sigue y el proyecto con el tiempo cada vez tiene más matices sobre mi. La última lectura a la que llegué es que los personajes de otredad muestran mi idealización sobre el ser emocional. Yo soy una persona donde prima la razón, una razón sensible, pero conectarme con mis emociones y ser vulnerable a veces sigue siendo muy difícil, entonces otra mirada del proyecto son estas personas que juegan a estar tristes y melancólicas sin saber que lo están. Al final de cuentas mis retratos son una idealización de una tristeza que no existe o que me cuesta entender.  

 

Desde tu visión ¿Cómo crees que a través de los años que llevas con Otredad, esta ha evolucionado o se ha transformado?

Con el pasar de los años el proyecto ha cambiado y se ha adaptado a mis intereses del momento, viaja conmigo, tanto estética como conceptualmente. Empezó con un universo pálido y crudo y con el tiempo ha llegado a un universo colorido y contrastado.  Pasar de hacer retratos para poder entender lo que sentía a poder definirlo, racionalizarlo y darle un lugar, un motivo por existir para luego negarlo.

¿Qué es Otredad para Andrés Marti?

Es todo eso que no siento y quiero sentir.

OTROS ARTÍCULOS QUE PODRÍAN INTERESARTE

DE AQUÍ SOMOS Esta editorial está inspirada en el trabajo arduo, el talento y la pasión de nuestra gente. Para esto se toma 

SUPER GUCCI TROUPER Esta editorial se presenta casi como una fantasía onírica donde la magia de la noche, las luces de los bares

CHULO CUIR: IDENTIDAD SIN ETIQUETAS Escrito por Silvia Arévalo  @silvinha.live2602 Si hablamos de autenticidad, hablamos de CHULO CUIR. Una marca agénero 100% argentina, de accesorios

2021-03-09T08:47:23-05:00